Mi madre, mi tesoro.

Todos sabemos que las madres y el mar tienen una relación especial. Tu hijo, tu bebé sube por esa escalerilla para embarcarse a bordo de un barco que se encontrará con olas enormes y mares en calma, que disfrutará de climas tropicales y sufrirá en temperaturas gélidas de los mares del norte.

De cualquier forma, las madres siempre son nuestro mejor tesoro, las que siempre nos acompañan. Las que están con nosotros desde el primer día.


Por eso hemos decidido unir los materiales que permanecerán inalterables en el tiempo, el acero y el diamante.

Hemos fabricado el ancla y la cadena en acero, el material más resistente del mundo náutico, le aporta resistencia. Mantendrá el brillo con el paso del tiempo.


El diamante de 2 milímetros de diámetro engastado a presión en el ancla transforma esta pulsera en una joya única. Una propuesta elegante, sencilla y hecha a mano con el máximo amor de nuestro artesano joyero. 

Engastado diamante

Para las madres más exigentes también hemos creado una edición bañada en oro de 18K que le aporta un valor diferencial. Inalterable con el paso del tiempo el oro depositado sobre la superficie del acero lo convierte en una joya.


Como dice el refrán, "madre solo hay una". Esta vez, hemos decidido que sea una edición muy limitada de tan solo 20 piezas. Acompañadas de una caja de madera que te permitirá presentarlo como el tesoro.

Pulsera Tesoro en caja